Translate

jueves, 27 de diciembre de 2012

¿Cómo se plancha una camisa y un pantalón de pinza?

Hace unos días, manteniendo una conversación me di cuenta de que algo tan habitual como planchar una camisa o unos pantalones de pinza se puede convertir en toda una odisea para mucha gente. Por eso veo necesario dedicarle una entrada a esto.
Nuestras madres solían o suelen hacerlo a su manera, pero muchas veces no se trata de la forma correcta.
Sin mas preámbulos os dejo por aquí unos vídeos muy interesantes que he encontrado en Youtube que resuelven bastante bien la duda:


Planchar una camisa: 



Planchar un pantalón de traje con raya:




Por último quería dejaros este enlace: Bere Casillas (es de donde he extraído el primer vídeo) Que pienso que a los chicos os puede interesar dados los consejos que facilita a la hora de vestir de traje y elegantemente.

La camisa masculina



La entrada de hoy esta dedicada a ellos. ¿Quién no ha ido a comprarse una camisa y no sabe bien cuales son las premisas a seguir para que te siente totalmente bien?
Pues en este post, encontráis la solución a esa pequeñas dudas que tenéis a la hora de saber si la camisa esta hecha para vosotros y si os sienta como un guante. 

1. Para empezar, las mangas de la camisa no deben quedar ni demasiado cortas ni demasiado largas. Para no equivocarnos, el puño debe cubrir la muñeca y llegar casi hasta el punto donde la mano se ensancha y arranca el pulgar.
Cuidado con los puños demasiado anchos que resbalan sobre la mano.












2. Sea cual sea el tipo de cuello de la camisa, fíjate siempre que éste tenga la medida adecuada y las puntas toquen la pechera de la camisa, incluso al girar o mover la cabeza.
Al llevar corbata, el nudo tampoco debe levantar las puntas del cuello de la camisa.











3. El puño de la camisa debe sobresalir de la manga de la chaqueta. En este punto, unos hombres prefieren que se vea más o menos, pero en cualquier caso debería sobresalir como mínimo un centímetro. Si el puño queda escondido dará la impresión de llevar una camisa de manga corta o bien una chaqueta demasiado grande.
No resulta elegante comprobar cómo el puño de la camisa desaparece dentro de la manga cuando se dobla o levanta el brazo.
Tomad buena nota los hombres con brazos cortos: los puños que sobresalen alargan visualmente los brazos.















4. La solapa de la chaqueta debe cubrir el borde exterior del cuello de la camisa y las puntas.
Visto por detrás, el cuello de la camisa debe sobresalir del de la chaqueta.















5. El nudo de la corbata cubrirá el último botón del cuello de la camisa. Si esto no es así puede deberse a dos razones, bien porque el cuello de la camisa no tiene un buen corte, o bien porque el nudo de la corbata no está bien hecho.





miércoles, 26 de diciembre de 2012

Disimula unas piernas cortas

Abordando de nuevo el tema de la altura de anteriores posts. Esta vez me centro en aquellas chicas que quisieran tener unas largas piernas como muchas actrices de Hollywood o las mas cotizadas topmodels.
No podemos estirarnos las piernas físicamente. Pero si podemos hacerlo de forma visual:

El primer paso, aunque parezca una obviedad, es darse cuenta de que uno las tiene cortas. Lo normal es ser consciente de ello, pero no siempre sucede así. Haz la siguiente prueba: ponte de pie y comprueba si tu ingle está por debajo de la línea de tus muñecas. Si es así, acabas de descubrir o confirmar que tus piernas son algo cortas.


Este problema implica un desequilibrio entre las proporciones de la mitad superior y la mitad inferior del cuerpo. Con frecuencia, unas piernas cortas van acompañadas de una cintura baja y un talle largo. Por eso, hablar de piernas cortas no es sinónimo de ser bajita, sino de una desproporción corporal en relación con el torso.

Dicho esto, es hora de tomar nota de los consejos siguientes:

1. Las faldas:

Para disimular unas piernas cortas son más recomendables las faldas que los pantalones porque con ellas es más difícil, a simple vista, percibir dónde comienza la pierna y cuál es su longitud exacta. Pero cuidado, no cualquier tipo de falda. Entre las no recomendadas se encuentran las faldas largas, las plisadas o con vuelo y todas aquellas que tengan cualquier tipo de ribete o adorno que forme rayas o cortes horizontales en el cuerpo de la falda.

Haz la prueba con faldas de talle alto, de tejidos finos y con el largo por la rodilla o justo por encima de ella. 

Ten cuidado con las minifaldas. Las demasiado cortas sientan bien a las afortunadas poseedoras de piernas largas y delgadas. Cuando te pongas una minifalda hazte la siguiente pregunta sobre su forma ¿se parece a un rectángulo o a un cuadrado? Si cuando te miras al espejo parece que llevas puesto un trozo cuadrado de tela puede ser que la medida de la mini no sea la adecuada, por lo que tus piernas pueden parecer aún más cortas.

2. Los pantalones:

Olvídate de los pantalones anchos con vuelta en los bajos.

Pantalón capri
Los pantalones capri, los de tipo pescador o pirata, los de montar y los muy ajustados no son la mejor opción.




Para acertar opta por los pantalones rectos de cintura alta. 
Estamos tan acostumbrados a ver los pantalones, sobre todo los vaqueros con cinturas casi inexistentes, que la sola idea de una cintura alta nos provoca espanto. Sin embargo, cuanto más baja sea la cintura de los pantalones más cortas parecerán las piernas y más larga la parte superior de tu cuerpo.

Y sea cual sea el tipo de pantalón evita los tejidos demasiado rígidos o brillantes y los estampados de cualquier clase. A no ser que sean de rayas, verticales. Estos te estirarán visualmente las piernas.

3. Los vestidos:
Los vestidos de talle alto, como los de corte imperio, son los más acertados. Si llevan cinturón que no sea demasiado ancho.
Corte imperio


4. Respecto a blusas, jerseis o camisetas:

La regla general consiste en no llevar prendas superiores demasiado largas. Las chaquetas, blusas, camisetas... deben ser cortas. Si estás delgada, puedes utilizar estas prendas por dentro y con cinturones.

Un pequeño truco, para las que no quieran renunciar a llevar estar prendas largas, consiste en procurar que la prenda que va situada en el exterior sea más corta que la que llevamos debajo. Un ejemplo: si llevas una camiseta con un chaleco o una chaqueta, la camiseta debería ser más bien larga y estrecha, del mismo tono que el pantalón o la falda y el chaleco o chaqueta más corto (mejor unos centímetros por encima de la cintura).

5. Los zapatos:

Para estilizar y alargar visualmente las piernas los zapatos más apropiados serán aquellos que tengan un tacón medio y algo de punta.

Evita los zapatos planos y también los de tacón de aguja. Si no puedes resistirte a subirte a tacones de infarto, combínalos con pantalones largos y holgados que cubran el zapato.

Si los combinas con faldas o minis se verán desproporcionados en relación con la longitud de tus piernas.

Te recomendamos zapatos abiertos, que dejen el empeine descubierto.

Prohibidos los zapatos con tira horizontal en el tobillo.


También la socorrida regla del monocromatismo (ya mencionada en otras entradas) tiene aquí su aplicación práctica. Si buscas alargar virtualmente la longitud de la parte inferior del cuerpo, deberías procurar llevar un único color o tonalidad de la cintura a los pies. Así por ejemplo, si llevas falda, las medias y los zapatos no deberían ser de un color muy diferente. 

Las botas, mejor las de caña alta o media y no te olvides de aplicar aquí también la regla del párrafo anterior, pues unas botas de un color llamativo formarían una franja horizontal en la mitad de la pierna.

Los botines acortan mucho más la longitud de la pierna de lo que podría, en principio, parecer. ¿por qué? Porque tapan la zona del tobillo, donde la pierna es más estilizada y se paran justo en la zona donde la pierna comienza a ensancharse y por tanto el efecto óptico que transmiten será justo el contrario al que buscamos en este caso.



6. Los complementos:

Los cinturones anchos que suban por la cintura, siempre que sean del mismo color que la parte inferior del conjunto, y tu cintura y caderas no sean demasiado anchas. Sin embargo deberías evitar los cinturones en la cadera.













Consejos para disimular un cuello corto

En la entrada de hoy hablamos de gente con el cuello corto. El otro día, en un especial navidad por la tele vi a un personaje televisivo español al que le habían puesto un vestido que no le sentaba en absoluto bien por este problema. Lejos de disimular y agraciar otras partes bonitas de esta persona, le pusieron un escote barco que casi parecía un escote a la caja y la pobre mujer quedó desmerecida totalmente. ¿En que pensaban los estilistas? Pues no lo se. Pero para que esto no os pase a vosotros voy a daros unos simples consejos:


Toma nota de lo que debes evitar:

1. Cuellos redondos o a la caja y los cuellos barco muy cerrados: te aportan volumen.

2. Cuellos camiseros: en general, los cuellos grandes aportan volumen al cuello y hacen que estos parezcan más cortos.

3. Cuellos muy cerrados: No a los abotones hasta arriba, desabrocha el primer botón.

4. Los escotes cuadrados y los escotes halter: sólo favorecen a las personas de cuellos largos y delgados.
Escote halter


5. Las chaquetas de tipo blazer con solapas anchas.

6. En general, todo aquello que situado entre los hombros y las mandíbulas funcione a modo de “relleno”:

7. Cuellos altos vueltos: Si no quieres renunciar a ellos, utilízalos en tejidos finos. Los tejidos voluminosos añaden centímetros al contorno del cuello.

Mangas jamón o farol
8. Hombreras: si son necesarias para dar forma a una prenda procura que sean lo más finas posibles.

9. Mangas farol o jamón: acortan la longitud del cuello y restan esbeltez.


10. Costuras, botonaduras, volantes y cualquier otro detalle o adorno que puedan aumentar visualmente el grosor del cuello. Si la prenda los lleva, procura que estén orientados verticalmente para que aporten esbeltez, evitando en cualquier caso las peligrosas líneas horizontales que, al interrumpir la línea vertical del cuello, lo acortan y lo hacen parecer más gordo.

11. Pañuelos: Si eres de las incondicionales de los pañuelos, fulares, bufandas... debes saber que acortan y añaden volumen al cuello, pero no por ello tienes que dejar de llevarlos. Procura que su anchura guarde cierta proporción con la longitud de tu cuello, es decir, cuanto más corto y/o ancho sea tu cuello más estrecho y suave debe ser el pañuelo. Los menos aconsejables son los cuadrados y pequeños.

12. Joyas: evita cualquier joya que centre la atención en esta parte del cuerpo como las gargantillas, los collares cortos o los pendientes largos.

13. Pieles, plumas y cualquier adorno que aporte volumen innecesario alrededor del cuello. Cuidado también con los cuellos de los abrigos, chaquetones o gabardinas si estos son demasiado anchos.

14. Sombreros: sobre todo si su tamaño es grande, te acortarán la figura y visualmente tu cuello puede desaparecer cuando te miren por detrás.

Después de estas premisas de lo que no deberías llevar, disponte ahora a tomar nota de los siguientes consejos que pueden resultarte muy útiles para alargar esta parte del cuerpo.

El objetivo en este caso es crear líneas verticales por encima de la cintura, intentando controlar las horizontales que ensanchan y añaden unos cuantos centímetros innecesarios en esta zona. Las líneas horizontales interrumpen la línea vertical del cuello acortándolo visualmente. Ten cuidado porque pueden aparecer en cualquier lugar: adornos, volantes, costuras... así que procura que todos estos detalles, en caso de aparecer, sean lo más discretos posibles.

1. Los tipos de cuellos y escotes aconsejados son:

Escote en V
-Cuello solapa, siempre que no sea demasiado ancho

-Cuellos abiertos, nunca abotonados hasta arriba

-Escote en pico o en V, son ideales porque aportan esbeltez al cuello


-Escote ovalado y escote corazón

-Cuellos y escotes bajos

-En general, cualquier tipo de escote que forme líneas verticales o diagonales te favorece. Si no quieres equivocarte opta por cuellos en pico y atrévete con los escotados.

2. Cualquier tipo de manga de una prenda puede contribuir considerablemente a acentuar o disimular un cuello corto y/o ancho. Por ejemplo, el brazo totalmente cubierto por el tejido de la manga prolongará visualmente los hombros hacia abajo y el cuello parecerá más largo.

-La manga raglán produce un efecto similar al dar la sensación de caída de los hombros.

A la derecha el corte diagonal de la manga ranglán
3. Con el peinado el objetivo será despejar el cuello. En general, el pelo más bien corto te hará parecer más alta y con ello la figura se estiliza en su conjunto. Si tienes el cuello corto tu pelo no debería sobrepasar los hombros.

-Con los recogidos se consigue un efecto similar al del pelo corto, siempre la nuca quede despejada y el recogido sea sencillo. Los moños, mejor altos.








lunes, 17 de diciembre de 2012

¿Llevas la talla de sujetador perfecta?

Hoy quiero dedicarle la entrada a al sujetador. Esa prenda diseñada para levantar el pecho y realzarlo. 
Siempre que me voy a comprar un sujetador, me asalta la duda. ¿Será mi talla? ¿Cómo se yo que es la talla que debo usar? 
Hasta el momento, solía ir y comprar el que mas o menos se ajustaba a mi. 
Y por lo que parece no es solo un problema mío. El 90% de las mujeres con las que he hablado del tema, se quejan de lo mismo. Ninguna sabe que talla usa realmente. Pues bien, con este post, pretendo resolver esas dudas:

Para asegurarnos de elegir el "número de talla adecuado" existe una regla.
En primer lugar, mediremos el contorno de nuestro cuerpo en la zona de los pechos, pero debajo de estos y a la medida que obtengamos, debemos sumarle 12,5 cm y ¡ya obtendremos nuestra talla perfecta!
Ejemplo: la medida que obtenemos al medir el contorno debajo del pecho es de 82cm. A estos 82cm debemos sumarle 12,5cm, por lo que la suma aproximada de ambos será nuestra talla, es decir 95.

Si nuestro contorno, sin incluir el pecho es superior a 90cm, sólo debemos sumar entre 2,5 y 7,5, el resultado de las sumas serán las tallas que debemos probar para dar con la perfecta. Si nuestra medida de contorno es superior a 96 no se le sumará nada, si no que esa será nuestra talla.

La copa: ese gran enigma para las mujeres. Os puedo asegurar que el 80% de las mujeres que van a compran sus sujetadores ni si quiera repara en los distintos tipos de copas. ¿eres tú de esas?
Para conocer nuestro tipo de copa, debemos volver a coger el metro y medir la zona del pecho (pecho incluido) por la zona más abultada y generosa, con la cinta de medir bien tensa. A la medida que obtengamos, debemos restarle la anterior; es decir, a nuestra medida con el pecho incluido que es por ejemplo de 100, debemos restarle la del contorno, que supongamos es de 80, la diferencia que es 20 determinará el tipo de copa.
Si la diferencia es de 23 cm aproximadamente nuestra copa es la F
Si la diferencia es de 20 cm aproximadamente nuestra copa es la D
Si la diferencia es de 17 cm aproximadamente nuestra copa es la C
Si la diferencia es de 13 cm aproximadamente nuestra copa es la A

La copa debe estar rellenada completamente por nuestro pecho. Ni el pecho debe salir por encima ni debe dejarlo suelto.

Espero que muchas dudas hayan quedado resueltas. 


miércoles, 12 de diciembre de 2012

El Mantón de Manila

Haciendo un trabajo para clase, me he topado con esta prenda que tenemos algo olvidada y a la que damos poco interés, siendo la mayoría de las ventas de estos, para turistas. Y que en realidad se trata de una obra de arte.
El Mantón de Manila, en la actualidad es una prenda femenina usada y asociada por las bailarinas de baile flamenco, típicamente española.
Su nombre está asociado al puerto de Manila (Filipinas), donde la colonia española desembarcaba los productos traídos del Lejano Oriente durante el siglo XVI. En realidad el origen de esta prenda está en China donde se realizaban en seda y estaban bordados a mano generalmente de flores o pájaros. En un principio estaban decorados con dragones, diseños de bambúes o pagodas (decoraciones típicas chinas). Sobre sus dimensiones es significativo mencionar que debía - por lo menos - cubrir toda la espalda y llegar al extremo de cada brazo, cuando éstos se ubican en posición de cruz con el torso. Por otro lado es de destacar que cuanto más liviano esté confeccionado, mucho mejor para poder soportarlo cómodamente sobre el cuerpo y lucirlo con más prestancia al efectuar movimientos o figuras (en este último caso y más precisamente, se hace referencia a su utilización generalizada por las bailarinas (bailaoras) de flamenco).

El mantón de Manila está fuertemente asociado al baile flamenco y folklore andaluz, aunque es un complemento del vestido usado también por las cantaoras y además, en algunas épocas, se ha usado como una prenda cotidiana.
El origen del bordado de este tipo de mantón está en China. Los primeros mantones bordados y otras prendas, como quimonos, cojines o cuadros se realizaban en seda y estaban bordados a mano con motivos florales de la naturaleza como flores, pájaros, y motivos chinos: pagodas, dragones... todo ambientado en el paisaje oriental.
Aunque su origen se encuentra en China, es Manila, la capital de Filipinas, antigua colonia española, la que le ha dado nombre. En la época imperial española (siglo XVI) el comercio marítimo se concreta en varias rutas: una de ellas es la ruta de Manila a Veracruz (México) y a Sevilla (Andalucia). Sevilla conoce el mantón traído de Manila (de ahí su nombre) muy prontamente, y algún pueblo del Aljarafe, como es Villamanrique, estuvo relacionado con este comercio, por ser el marqués de Villamanrique Virrey de México.
En poco tiempo, las decoraciones chinas de los mantones fueron sustituidas por motivos autóctonos; desaparecieron los dragones, el bambú y las pagodas y aparecieron rosetones y pájaros, rosas, claveles y otras flores, cada una con su significado (lirio: pureza; margarita: impaciencia; rosa: secreto; girasol: fidelidad). También fue en España donde se le añadieron los flecos.
Poco a poco, el mantón de Manila se fue convirtiendo en una prenda habitual del vestido femenino por toda la geografia española, y más especialmente en el Sur, tanto entre las mujeres pudientes de la alta sociedad como entre las clases populares. La moda pasó y el mantón dejó de ser vestido cotidiano, pero quedó asociado al vestuario flamenco, sobre todo de bailaora, y a los vestuarios regionales.

Como curiosidades, he de mencionar que:


1. En Ramales de la Victoria se celebra la fiesta de la Verbena del Mantón sobre el mes de julio; ya que cuentan que los carlistas dejaron olvidado un baúl lleno de mantones en su huida en mayo de 1839 y que los soldados de Baldomero Espartero aprovecharon para repartir a todas las mozas del pueblo para celebrar la victoria.

2. Michelle Obama, primera dama de Estados Unidos, de viaje a Ronda el 7 de agosto del 2010, recibió un mantón de Manila color crema, con flores rojas. Era una pieza de anticuario de 200 años que prometió lucir. En abril de 2011, Camilla, duquesa de Cornualles, en visita oficial con su esposo el Príncipe de Gales, recibió como obsequio un mantón de color azul tras asistir a un espectáculo flamenco en Sevilla.




lunes, 10 de diciembre de 2012

Formas de colocarse una misma prenda

Como última entrada del día, quería dedicarla a algo muy curioso. Las mil maneras de colocarse una misma prenda. A quien no le ha pasado, que al levantarse un día piensa: ¿Que me pongo? Pues esta es una forma de ponerte cualquier tipo de prenda con un estilo diferente y original.
Empezando por el típico fular que todas tenemos, que consiste en un rectángulo de tela, pues, no lo sabías, pero tenías una preciosa falda. He aquí la forma de colocarla.


¿Te aburres de ponerte siempre el pañuelo, el chal o el fular igual? Aquí tienes nuevas ideas:



Que prefieres cambiar tu vieja camiseta de tirantes por un top muy original y sin costuras, pues aquí tienes la manera: 


Como siguiente idea quiero proponer una idea sólo apta para las más atrevidas.
Aquí tenéis un tutorial para dar al escote un aire cañero y sexy. Acompáñalo con una camisa blanca con los primeros botones desabrochados. El resultado será sorprendente. 


Uno de los mas sorprendentes es la forma de hacerte un vestido con una camisa: 










Formas de ponerse el mismo vestido: 





Espero que os haya gustado. 








¡Customiza, renueva y actualiza! Zapatos

Hoy la cosa va de customizar, es decir, actualizar. En este caso hablaremos de esos zapatos que hemos usado mucho y que no sabemos que hacer con ellos.
Lady Gaga
Empezaremos por hacer los zapatos armadillo de Alexander McQueen, famosos por el vídeo de Bad Romance, de la cantante y artista Lady Gaga.



Como segunda opción tenemos los zapatos Lorissa Studded by Sam Edelman, que son estos preciosos peep toes con tachuelas: 








Otro tipo de propuesta es los zapatos pintados a mano, si eres toda una artista y se te da genial pintar, esta es tu opción: 




Las opciones son infinitas: Aquí mas diseños.
Las plumas son otra opción para las mas atrevidas: 




Igual solo queréis modificar las tiras de una sandalia. Pues bien, también tengo un vídeo para eso: 


O simplemente cambiar el color de esos zapatos que tanto os habéis puesto, o que están arañados y queremos reparar con pintura: 


Actualizar unas manoletinas: 



Otra opción es añadir cristales a nuestros zapatos de tacón para convertirlo en el zapato joya perfecto para una boda, una fiesta o ahora que se acercan las navidades, noche buena o noche vieja. 


 O añadir unas punteras al mas puro estilo Chanel. 






¿Que se te han gastado las suelas y/o quieres aprobechar para cambiarles su color? Ahora puedes:




Como ultima curiosidad, un poco de vocabulario de zapatos de tacón:










¿Cómo hacer mis propias pulseras?



Hoy quería actualizar con algo muy práctico, todos hemos intentado quien mas o quien menos, hacer algún complemento para nosotros, pues aquí os propongo unos cuantos tipos de pulsera muy resultonas e interesantes. 




Espero que lo hayáis disfrutado. Comentad.

martes, 4 de diciembre de 2012

Madeleine Vionnet

Madeleine Vionnet



22/06/1876 – Nace la creadora de alta costura Madeleine Vionnet, que revolucionó la moda con su corte al bies, aportando naturalidad y sofisticación a la moda desde el respeto al cuerpo femenino.

Vionnet fue una creadora que se declaró “enemiga de la moda” por ser efímera, y es uno de los mitos fundadores de la moda contemporánea, referente indispensable de la técnica de la costura.

Mujer excepcional, salida de la nada, buena estudiante, divorciada dos veces, feminista avant la lettre, empresaria vanguardista… Sin embargo, su sueño de niña fue convertirse en institutriz.
Nacida en Chilleurs-aux-Bois, creció en Aubervilliers, en las afueras de París. Algo atípico en la época, fue hija de padres separados desde su temprana edad y creció educada por Abel Vionnet, su padre, viendo raramente a su madre.

A los 12 años empezó a trabajar como lencera, y desde entonces su aspiración fue ser independiente, a la consigna de “Trabajar, trabajar, trabajar: “¡No hay nada más!”

A los 18 años se casó con Emile Deyroutot, de quien tuvo una hija que murió prematuramente. Poco después se divorció -algo también atípico para una mujer de su condición- y se fue a Inglaterra, con el pretexto de aprender inglés. En Londres trabajó con Kate Reily, proveedora de la Corte, quien vestía a aristócratas y ricas burguesas, proponiendo copias de los vestidos de París.

En 1901 volvió a París, entrando a trabajar para las Soeurs Callot, famosas creadoras de alta costura, reconocidas sobre todo por el refinamiento de sus modelos. “Gracias a ellas he podido hacer Rolls Royce. Sin ellas hubiese hecho Fords”.

En 1906 fue contratada por Jacques Doucet para renovar la imagen de su casa de costura, y Vionnet la revolucionó proponiendo unos vestidos simples que liberaban el cuerpo, concebidos para llevar sin corsé y presentados con las modelos descalzas, que sedujeron especialmente a las actrices del momento, como Eve Lavallière, Réjane y Lantelme, pero que encontraron la reticencia de las vendedoras, nada acostumbradas a esa frescura y simplicidad.

Fue en 1912 cuando decidió abrir su propia casa de costura, aunque, coincidiendo con la Primera Guerra Mundial decidió cerrar su establecimiento, reabriendo una vez acabada, en 1918.
El estilo de Vionnet, culto a la belleza de un cuerpo libre, se caracterizó por ser de una modernidad nunca vista hasta entonces, basándose en el drapeado del peplos griego -presente en su logo-, que dejaba en libertad al cuerpo y que, al mismo tiempo, realzaba sus curvas naturales. “Me he aplicado a liberar, como para la mujer, el tejido de las trabas que se le imponían. He intentado darle un equilibrio tal que el movimiento no desplazara las líneas, sino que las magnificara”. Un estilo purista que llegaría a su máximo apogeo en los años Treinta, cuando las curvas femeninas volvieron a estar presentes en la moda, pasado el momento garçonne y rectangular de los Veinte.

Con su estilo intentó demonizar su gran complejo: su cuerpo la acomplejaba, admirando a las mujeres delgadas. “He intentado siempre ser el médico de la línea, y, en tanto que médico, hubiese querido imponer a mis clientas el respeto por su cuerpo, la práctica de ejercicio y una higiene rigurosa”.
Enemiga de la moda por ser efímera, Vionnet se dedicó a una búsqueda constante de la coherencia entre el cuerpo y el vestido, lo que le llevó a innovar en las técnicas del corte, y el bies fue su marca de identificación. No lo inventó, pero llegó a dominar la técnica como nadie. Hasta entonces, el bies sólo se había utilizado en cuellos, bajos de mangas o adornos, y ella tuvo la idea de extenderlo a todo el vestido.
Apasionada de la técnica, también investigó otras cualidades del tejido como la caída, el reflejo de la luz y la combinación de las dos caras -mate y brillante-, conquistando la admiración de Balenciaga.

Vionnet utilizaba normalmente tejidos lisos y ligeros, porque la complejidad de la construcción constituía en sí misma la decoración y una gama de colores muy sobria. Su método de trabajo consistía en crear directamente sobre un maniquí de madera en miniatura, y, como una escultora, probaba, modelaba y drapeaba.

Apodada la Euclides de la moda, por su precisión milimétrica, una rigurosa geometría dominaba sus creaciones, concibiendo los vestidos a partir de la repetición de figuras como cuadrados, triángulos, rectángulos o círculos. Bajo una aparente simplicidad, cada modelo conllevaba una estudiada estructura. Nada rompía la línea, ni cierres ni botones, y la mayoría se pasaban por la cabeza, como si de un jersey se tratara.

Preocupada por las copias, como la mayoría de creadores -con la excepción de Chanel-, registró sus creaciones. Cada vestido salido de sus talleres llevaba su firma, un número de orden especial y su huella digital; e hizo álbumes de copyright, fotografiándolos de frente, perfil y espalda con un número.

Pero Vionnet no fue sólo una creadora vanguardista, sino también una empresaria vanguardista. Avanzada a su tiempo en lo que a mejoras sociales se refiere, sus trabajadoras la apodaron la Grande Patronne, se ocupó de su formación, creó una enfermería, implantó las vacaciones pagadas -la única en su época -, propuso estancias al aire libre, fundó una mutua, concedía permisos de maternidad, e incluso quiso que algunas de sus empleadas participaran en la empresa. Además en sus talleres todo estaba previsto para el confort, con luz natural omnipresente en todas las dependencias, y sillas -lo que permitía apoyar la espalda-, en vez de los tradicionales taburetes.

En 1939, coincidiendo con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, se retiró, cerrando sus talleres porque estaba cansada. Más tarde donaría a su amigo, el historiador François Boucher, sus fondos de documentación (modelos conservados, álbumes, biblioteca, libros de cuentas, toiles), con los que en 1986 pudo crearse del Musée de la Mode et du Textile de París.
Madeleine Vionnet murió el 2/3/1975, a los 99 años, en París, pero su legado estaba destinado a influir la moda contemporánea.

En 1988 Guy de Lummen compró la marca, pero no fue hasta 2006 cuando la diseñadora Sophia Kokosalaki fue contratada para darle vida de nuevo. Inmediatamente después llegó Marc Audibet para sustituirla, abandonando en 2008. En 2009 Matteo Marzotto, expresidente de Valentino, y Giovanni Castiglioni, director general de Marni, compraron Vionnet, confiando a Rodolfo Paglialunga la dirección artística hasta 2011, sustituido en la actualidad por las hermanas Barbara y Lucia Croce.