Translate

jueves, 27 de diciembre de 2012

La camisa masculina



La entrada de hoy esta dedicada a ellos. ¿Quién no ha ido a comprarse una camisa y no sabe bien cuales son las premisas a seguir para que te siente totalmente bien?
Pues en este post, encontráis la solución a esa pequeñas dudas que tenéis a la hora de saber si la camisa esta hecha para vosotros y si os sienta como un guante. 

1. Para empezar, las mangas de la camisa no deben quedar ni demasiado cortas ni demasiado largas. Para no equivocarnos, el puño debe cubrir la muñeca y llegar casi hasta el punto donde la mano se ensancha y arranca el pulgar.
Cuidado con los puños demasiado anchos que resbalan sobre la mano.












2. Sea cual sea el tipo de cuello de la camisa, fíjate siempre que éste tenga la medida adecuada y las puntas toquen la pechera de la camisa, incluso al girar o mover la cabeza.
Al llevar corbata, el nudo tampoco debe levantar las puntas del cuello de la camisa.











3. El puño de la camisa debe sobresalir de la manga de la chaqueta. En este punto, unos hombres prefieren que se vea más o menos, pero en cualquier caso debería sobresalir como mínimo un centímetro. Si el puño queda escondido dará la impresión de llevar una camisa de manga corta o bien una chaqueta demasiado grande.
No resulta elegante comprobar cómo el puño de la camisa desaparece dentro de la manga cuando se dobla o levanta el brazo.
Tomad buena nota los hombres con brazos cortos: los puños que sobresalen alargan visualmente los brazos.















4. La solapa de la chaqueta debe cubrir el borde exterior del cuello de la camisa y las puntas.
Visto por detrás, el cuello de la camisa debe sobresalir del de la chaqueta.















5. El nudo de la corbata cubrirá el último botón del cuello de la camisa. Si esto no es así puede deberse a dos razones, bien porque el cuello de la camisa no tiene un buen corte, o bien porque el nudo de la corbata no está bien hecho.





No hay comentarios:

Publicar un comentario