Translate

miércoles, 9 de enero de 2013

Swap Party




¿Alguna vez has participado o has organizado una swapping party? ¿Habías oído hablar de ellas?
Yo desde luego lo he descubierto hace bien poco. Pues una Swap party, no es mas ni menos que una reunión o fiesta de intercambio de ropa con tus amigas y/o amigos.

Si te gusta la idea y vas a organizar una swapping party, lo primero que deberías pensar es a quién vas a invitar y si la asistencia estará limitada exclusivamente a esas personas o si a su vez, podrán invitar a amigos y conocidos para que asistan. Para que el resultado sea un éxito, cuanta más gente mejor, pero no debe ser nada cómodo intercambiarte ropa en medio de una salita rodeada de gente totalmente desconocida.


Fija con suficiente antelación la fecha, así los invitados podrán pensar y rebuscar con calma cuáles de sus “tesoros” van a ser objeto de trueque. Además de avisarles de la fecha y hora, no te olvides de fijarles un número de prendas que como mínimo deberán aportar. Diez es un buen número, aunque siempre existe la amiga con menos apego a sus “compras compulsivas” que llevará quince, y la más sentimental que sólo ha conseguido reunir 3, y con todo el dolor de su corazón.
No estará de más recordarles, a modo de chascarrillo, que por supuesto, todo lavado y planchado.




El mes de abril es perfecto para una fiesta de este tipo, al igual que septiembre. Al comienzo de cada temporada estamos deseosas de deshacernos de esas “anda, pero si todavía tiene la etiqueta” , y de las  “si mi cuerpo volviera a tener quince años”.

Si todas tenéis más o menos la misma talla perfecto. Si no es así, propón que lleven un número mayor de complementos y accesorios que de prendas, para que nadie se sienta incómodo.




Si quieres ser una perfecta anfitriona ofrece a tus invitadas un ligero tentempié y con unas bebidas, quedarás genial. Podrías usar te y pastas si es por la tarde o un tentempié salado con unas copas si es por la noche.


















Ahora vamos con las modalidades de intercambio. La parte más divertida.
Una de ellas consiste en que las propietarias de las prendas las presenten a las demás, por turnos. Es mejor que adjudicarle esa misión a una persona concreta,está será mas objetiva a la hora de comentarla.

Si una prenda es objeto de deseo de más de una invitada, entre todas habréis decidido si os lo jugáis a los dados, a las cartas, o a pito pito gorgorito.




También se puede usar la modalidad que consiste en diferenciar las prendas según su valor. Se fijan intervalos, por ejemplo, de 1 euro a 20 euros BARATO, de 21 a 50 MEDIO, y de 50 en adelante CARO.

Cada categoría se identifica con un color y se clasifican las prendas según su precio.

En una cajita o en una bolsa se introducen tantos papelitos de color como las diferentes prendas que se ofertan. Por turnos, cada una coge un papelito, sin mirar, claro, y sorpresa!!! ¡puedo elegir una prenda de las caras! o bien ¡Ufffffff, a ver qué elijo del montón de las baratas!
El factor suerte, será decisivo, pero la emoción irá en aumento, la diversión está asegurada, y nadie podrá quejarse de lo que le adjudique la diosa fortuna. Siempre le podrás encontrar alguna utilidad, si no es de tu talla o de tu estilo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario