Translate

jueves, 7 de febrero de 2013

¿Que sombrero me pongo?

Esta entrada quiero dedicársela a ese maravilloso complemento, que a pesar de su elegancia, con el paso del tiempo ha ido cayendo poco a poco en el olvido.
Cuando hablo de el sombrero, no puedo evitar pensar en esa mítica escena de la película de Casablanca cuando ambos protagonistas se despiden con la inolvidable frase de: "Siempre nos quedará París".


Indrid Bergman en Casablanca


El Sombrero es un complemento tan elegante, que no sólo puede protegernos del sol y del frío, sino que también puede aportarnos un toque distinguido y favorecedor. Nadie mejor que los sombreros para aconsejarnos sobre que sombrero puede ser tu aliado o cual no.
Pero yo tras mucha información recaudada, puedo aconsejar unas cuantas nociones:




Al comprar un sombrero hay que tener claras una serie de cosas, igual que si fuera a comprar un bolso, un abrigo o unos zapatos.
El sombrero es un complemento del vestir, que debe ir acorde con el estilo y la personalidad de cada uno de nosotros. Además, remata a la persona, es como la guinda de la tarta, por eso una buena elección es muy importante.

A la hora de escoger uno, lo primero y más importante es la forma: sombreros de ala ancha o estrecha, dependerá de la altura y la fisonomía de la persona.
Un sombrero de gran ala quedará mejor en una persona alta y viceversa.





Las personas extrovertidas, optarán por diseños y colores llamativos, con adornos que destacarán más el diseño. Si en cambio es el primer modelo, o bien el carácter de la persona es más bien tímido, será mejor que opte por un sombrero discreto, de un solo color y con poca ala.




Cuando uno se decide a llevar su primer sombrero, lo primero que piensa es que todo el mundo le mirará por la calle. Y es verdad, siento decirlo, le mirarán, pero no por llamativo, sino por envidia. “Qué sombrero más bonito, si me atreviese yo a ponerlo…”  (Es lo que todos tendemos a pensar al verlos por la calle).

Si no lo crees, pregunta en tu entorno más cercano y a ver cuántos te dicen que no les gustan los sombreros. Seguro que las respuestas son del tipo  “Me gustan muchísimo, pero no me atrevo” o “Me gustan, pero me quedan fatal".



Muy pocas serán las personas a quienes no les guste este complemento. Ahora es el tiempo ideal para comenzar a usarlo, ya que por fin, ha vuelto a estar de moda, y por suerte, cada vez más gente lo usa por la calle.

Otro aspecto muy importante a la hora de elegir nuestro sombrero, es su finalidad: “Quiero que abrigue”, “Que sustituya el paraguas”, “Que me proteja del sol”, etc...  En el mercado existen infinidad de posibilidades y modelos que están diseñados y fabricados con materiales técnicos que permiten satisfacer nuestras necesidades.

Lo mas recomendable es que acudas a una sombrerería de las de verdad. Allí encontrarás montones de modelos y formas con características especiales, en las que además, su personal te asesorará. Y podrás probarte  hasta encontrar el modelo que mejor combine contigo y con tus necesidades. Cuando encuentres tu modelo, seguro que ya no dejarás de usarlo nunca.








Aprovechando la cercanía del lugar en el que vivo con las playas. Me atrevería a decir que el sombrero mas usado estos últimos años en las playas, es el sombrero sombrero tipo Panamá. Que son sombreros claros de ala ancha y rematados con cintas oscuras, al estilo más clásico del Panamá, en paja, tela o rafia.
Otros destacables en la playa serían las pamelas, borsalinos de ala corta, y la siempre presente gorra tipo béisbol de visera larga. Un amplio surtido del que este año ha desaparecido el sombrero tipo Cowboy, que en temporadas pasadas fue referencia gracias a las famosas series de televisión.


Sombrero Panamá


Sombrero Borsalino


Gorra tipo béisbol


Sombrero Cowboy



No hay comentarios:

Publicar un comentario