Translate

lunes, 18 de noviembre de 2013

¿Te casas? ¿Quieres saber que te pones en ese gran día?







¿Te casas? ¿Quieres saber cual sería el vestido de novia indicado para tus formas? O ¿Simplemente tienes curiosidad?
Pues has dado con el blog y el post adecuados, hoy quiero hablar de novias.
Todas las novias quieren estar guapas y espectaculares el día de su boda, y buena parte de ello se lo deben al vestido de ensueño que elijan para su gran día.
Si no sabes el tipo de corte y estilo que te conviene según tu estatura y tamaño, estás de suerte. porque te doy las claves para orientarte:







Primero iremos con los tipos de vestido, es importante que reconozcas los tipos de cortes de los diferentes modelos:


Línea A




Este tipo de vestidos de novia, también llamado vestido princesa, es uno de los favoritos de las novias, ya que se ajusta a varios estilos de cuerpo.
Como el nombre sugiere, se trata de vestidos con faldas amplias en forma de A, con costuras verticales que van desde la cintura o desde los hombros hasta la parte inferior de la falda.









Tubo





El corte tubo es perfecto para las novias que desean un look moderno y chic. El vestido marca las curvas del cuerpo y queda perfecto en novias delgadas, ya sean altas o bajitas. Darán sensación de esbeltez.































Sirena

Los vestidos de novia de corte sirena son similares a los de tubo, pero algo más ceñidos, y ensanchados en la parte inferior.
Este tipo de falda es muy a menudo al bies (es decir, cortado en diagonal). Es un diseño perfecto para aquellas novias que deseen acentuar su figura de reloj de arena y realzar sus curvas.
Este estilo no es adecuado para novias que no tienen una cintura marcada, anchas de cintura y de cadera, novias con mucho pecho, ni para novias bajitas.






















Imperio

Los vestidos de novia tipo estilo imperio tienen un corte sencillo y elegante que sienta muy bien a cuerpos con figuras muy diferentes, por ello también es uno de los favoritos de la novias.
Se caracteriza por tener una cintura alta que ayuda a disimular áreas con problemas en las cinturas y en las caderas.
Este estilo de vestido sienta bien a novias con poco pecho, delgadas y rellenitas, y también puede ser una buena opción para novias embarazadas.












Ball-Gown o de Cenicienta



Un estilo atemporal para novias que busquen un look clásico y elegante.
Este estilo de vestido consiste en un cuerpo y cintura ajustados, con una falda completa que se realza con un cancán.
Es un vestido que se ajusta a varios tipos de figuras, especialmente a aquellas que tienen curvas, sin embargo, puede hacer que las chicas bajitas parezcan más bajas debido a al ancho de la falda.









Ahora incidiremos en los tipos de silueta:


Cilindro, Columna o Rectángulo


La mujer con cuerpo cilíndrico suele ser de estatura media o alta, sin apenas curvas.
Sus formas rectas hacen que pecho, hombros, cintura y cadera vayan casi al unísono, componiendo una figura homogénea y proporcionada.

Opta por vestidos que ensalcen la parte superior del cuerpo.
Hombros, espalda y pecho. Un corpiño que se te ajuste a la cintura y una caída elegante en la parte inferior, tornearán tu cuerpo dándole más forma.
Si eres más bien delgada tanto el blanco como el beis o champagne te quedarán genial, mientras que si eres rellenita, los colores crudos serán tu as en la manga.

Lo importante es intentar sacar formas de donde no las hay con un corpiño que se adapte a la cintura y realce el pecho y los hombros. O bien optar por un traje sencillo, tipo túnica. Te puedes permitir los drapeados, puntillas, volantes o encaje.



















Campana, Tíangulo o Guitarra






Dicen que la mayoría de las mujeres latinas y mediterráneas se corresponden con este estilo de cuerpo.
La campana se caracteriza por una mujer de estatura media o bajita, con amplias caderas y trasero (a veces también muslos) y hombros y cintura estrechas.
El pecho suele ser de tamaño medio-voluminoso.
Las piernas generalmente gruesas.

Si tu cuerpo es campana, te convienen los vestidos que se ciñan a la cintura y en cambio dejen suelta la parte inferior, disimulando el trasero, muslos y caderas.
Los trajes de corte imperio te sentarán muy bien, pues se adaptan a este tipo de figura. Enseñar la espalda también puede ayudarte a jugar al despiste. Recuerda que la clave es jugar con la parte superior del cuerpo.

















Campana o Tríangulo Invertido


Al revés que la anterior, se caracteriza por tener la espalda ancha, el pecho grande y la parte inferior más delgada.
Elige formas sencillas en la parte superior y más arriesgadas en la inferior. 
El escote en V te sentará bien, ya que afinará tu pecho. Y visualmente estrechará la parte superior.
En tu caso, tienes que darle juego a la falda, y todo el volumen en la parte inferior.


































Diábolo o Reloj de Arena



Se corresponde con la imagen del cuerpo 10 que más se ajusta al ideario universal.
Estatura media o alta, constitución delgada pero proporcionada y curvas. Bastante pecho, poquita cintura y cadera en equilibrio con el pecho, sin desproporción.
Las piernas suelen ser más bien finas.

Un corte de vestido estilo sirena, ajustado al cuerpo y que realce todas tus curvas sin excepción puede ser una apuesta más que acertada.
Si prefieres ir más discreta, los cortes ajustados a la cintura y con volumen en la parte inferior, como los trajes de inspiración flamenca, te darán un aire imperial.








Novias de invierno



¿Cómo llevar un vestido de novia en bodas celebradas en los meses de frío?
Los accesorios como guantes, boleros, medias o botines son complementos perfectos para que la novia esté radiante sin pasar frío el día de su boda.
Muchas novias eligen el invierno para darse el sí quiero y la mayoría tiene una gran preocupación: ¿Qué vestido de novia elegir para no pasar frío?
Tienes varias posibilidades, desde abrigos, estolas o vestidos de novia con manga larga.
Los vestidos de manga larga están de moda así que si te casas en invierno estás de suerte porque encontrarás muchos modelos entre los que elegir. Opta por una manga al codo para mayor comodidad o si prefieres ir más abrigada, por una que llegue a la muñeca.



 





Es solo una propuesta, si siempre soñaste con llevar un escote palabra de honor no desesperes porque puedes añadir una chaqueta a tu vestido para completar tu estilismo.



 


Una delicada capelina, un bolero de encaje de chantilly, una estola de piel o un abrigo largo, son algunos de los ejemplos que harán que tu estética se adapte a la estación perfectamente.



Capelina
Bolero de encaje chantilly


Estola de piel
Abrigo largo


Consejos de estilo para novias de invierno:


  • No pienses solo en el frio sino en la comodidad, luego estaréis en un sitio cerrado y con los nervios ni te acordarás de las bajas temperaturas.


  • Prueba con unas medias de plumeti o topitos. ¡Son súper femeninas y te abrigarán!

Plumeti blanco


  • Utiliza guantes, elige unos de encaje ya que te darán un toque muy chic. También puedes utilizar unos de cuero con un vivo en piel de zorro o visón blanco. (Si es sintético mejor, recuerda que hay grandes imitaciones y no es necesario matar a un animal para ello).


















  • Intenta que las mangas de tu vestido sean finas. Así te sentirás mucho más libre en el momento del baile.


  • Aprovecha para hacer una buena inversión en una prenda de piel que nunca pasará de moda. Un bolero o una estola de zorro plateado completará tu look nupcial de forma elegante. Eso sí, mejor apuesta por la piel sintética para no hacer daño a ningún animal. Como ya he dicho, hay imitaciones muy logradas.






  • Si te apetece llevar abrigo opta por uno confeccionado en la misma tela que el vestido.
    Añádele un cuello y unos puños de piel para que se vea más de vestir. Un broche puede darte el toque ideal. Piensa que será como llevar dos estilismos en uno. ¡Todo el mundo querrá ver lo que hay debajo del abrigo!





  • Cálzate unos botines o unas botas para completar tu look de novia de invierno. ¡Te aseguramos que irás a la última y que sorprenderás a tu novio!






Respecto a los zapatos de novia:



La elección del vestuario es muy importante en un día tan especial. Además del vestido los zapatos son una parte fundamental para que el conjunto sea perfecto, ya que una mala selección del calzado puede echar a perder todo el estilismo de la novia.
Primero hay que tener en cuenta factores como el lugar de la ceremonia, la estación del año y la hora del día a la que se va a celebrar el evento.
Por un lado, no es lo mismo caminar sobre asfalto, hierba o arena.
Por eso, si te casas al aire libre, en un entorno natural como un jardín o una playa, puedes elegir unas sandalias o unas bailarinas de suela plana. De lo contrario, lo más recomendable son los zapatos de tacón.








 







Por otro lado, es importante la estación y el clima.
En verano debes elegir zapatos abiertos o sandalias, con un material ligero que permita la correcta transpiración del pie.












En otoño o primavera, lo ideal es vestir un zapato algo más cerrado, aunque todo dependerá del clima.





Como consejo, te diría que lo ideal es adquirir dos pares de zapatos: unos elegantes para la ceremonia y otros más cómodos para el banquete o el baile.
No obstante, en todo caso el calzado debe ser cómodo, para evitar dolores o molestias en los pies.
También es fundamental tener el vestido antes de comprar los zapatos para poder seleccionarlos teniendo en cuenta el color, el tejido y el estilo de éste. Una buena opción es llevar un pedazo de tela para compararla con el calzado disponible.
Los colores más populares son el blanco y el marfil nacarado, pero hoy en día cada vez hay más novias que optan por el contraste y eligen zapatos de distintos tonos.
En este caso, una buena opción puede ser el color champán, el dorado o el plateado, que aportarán un toque diferente y a la vez sofisticado.
O tal vez, si eres más atrevida, y quieres resaltar los zapatos podrías elegirlos, rojos, azules, rosas, amarillos o de cualquier tono brillante (eso si, deberían ir acorde con algún complemento o detalle del vestido o el ramo.








Lo más común es que el material, igual que el color, sea acorde al tejido del vestido. Por eso, si tiene encajes o brillos, el calzado también debería contener este tipo de elementos.
Aunque lo más utilizado tradicionalmente es el cuero, hoy en día hay una gran variedad de materiales, entre los que podrás elegir el más adecuado para tu traje.
En cuanto a la altura de los zapatos es importante que vayas cómoda.
Si no estás acostumbrada a llevar tacones lo mejor es que los evites, porque no andarás correctamente y tu imagen dejará mucho que desear. Otra opción es ensayar e intentar acostumbrarte a ellos antes del día de la boda, pero tendrás que hacerlo con tiempo para que puedas caminar con soltura cuando llegue el gran día.
Los tacones estilizan la figura y otorgan mucha elegancia, pero no son obligatorios.
Si eres muy alta y no quieres superar en altura al novio, puedes optar por unas sandalias planas o unas bailarinas.





Además, normalmente el vestido es muy largo y sólo se verá la punta del zapato.
No obstante, si prefieres un estilo más elegante y sofisticado o eres de baja estatura puedes elegir calzado con tacón medio o alto, pero no olvides que deberá ser cómodo y sujetar bien el pie y el tobillo.





En el mercado podemos encontrar zapatos nupciales de diferentes formas y estilos.
Los zapatos con punta cerrada aportan un toque muy elegante, aunque en verano unas finas sandalias con algo de tacón pueden ser la mejor opción. Normalmente destacan los zapatos de punta fina y alargada, o de punta redonda.
Ambos tipos son igual de válidos, todo depende del gusto de la novia.

Aun que yo aconsejo unos bonitos y delicados peep toes para cualquier ocasión, te aportarán una estética femenina y un estilo vintage.







Respecto a los velos:



Hay diferentes tipos y largos según el estilo más formal o informal de la novia.
El vestido de novia y el peinado que lleve la novia marcará el tipo de velo que mejor va con su estilo. La novia puede llevar enganchado al recogido un velo corto más informal o largo a los pies más elegante.
6 tipos de velos de novia

  • Velo blusher. Este velo suele medir entre 55-65 cm de largo, debe tocar los hombros y cubrir el rostro de la novia.





  • Velo largo al codo: Este velo suele medir 75 cm de de largo, hasta el codo de la novia con el brazo estirado a la cintura.




  • Velo mantilla: Este velo llega de largo al codo pero no cubre el rostro sino que lo deja despejado y se caracteriza por sus encajes.








  • Velo de puntas al codo: Este velo suele medir 85-125 cm de largo y llega hasta las puntas de los dedos debajo de la cintura.



  • Velo cascada o tipo capa: Este velo tapa el rostro de la novia desde la cabeza abriéndose hacia los aldos hasta la cintura. El forntal es algo más corto con ondulaciones en los laterales. Perfecto para llevar con vestidos con los hombros descubiertos como los palabra de honor.




  • Velo capilla: Este velo llega hasta el pie del vestido, tiene la misma largura que éste.



  • Velo catedral: Un velo imperial y majestuoso con cola que mide 2,5 metros. Perfecto para vestidos de novia muy elegantes.







Y como curiosidad, he encontrado un pequeño test en el que te aconsejan un vestido de novia según tus formas:

TEST





No hay comentarios:

Publicar un comentario